Categoría: Cultural

Una de las formas más fáciles de entrar por la puerta de una galería es participar en una exposición colectiva de arte.

En lugar de una galería que aprovecha las obras coleccionadas de un artista, ofrecen espacio a un grupo de artistas que crean obras basadas en un tema común. El público está expuesto a una gran variedad de obras, y los artistas pueden exponer en una galería sin tener que completar una serie completa de piezas.

Por supuesto, no hay ninguna razón por la que tengas que esperar – y esperar – que se presente una oportunidad de grupo. Aquí hay 6 pasos para organizar su propia exposición de arte en grupo, ¡desde el principio!

1. Desarrollar un tema

Una exposición colectiva suele girar en torno a un tema único y dinámico. Este tema enlaza todas las obras juntas, ya que cada artista interpreta el tema de la manera que le parezca adecuada.

Hay que elegir un tema que sea lo suficientemente flexible como para permitir a cada artista la libertad de expresarse, pero también lo suficientemente estructurado como para crear una colección cohesiva de obras.

Echa un vistazo a otras exposiciones grupales en tu área y a los tipos de temas que utilizan. ¿Qué temas funcionan y cuáles no? Luego escoja un tema que abarque algunas de las ideas exitosas que ya están funcionando.

2. Reclutar artistas y elegir piezas

Encuentre artistas en su comunidad local cuyo trabajo usted admira, e invítelos a presentar de 1 a 3 piezas para la exposición colectiva. El lanzamiento de artistas prominentes que tienen una audiencia establecida ayudará a que su espectáculo atraiga a una multitud.

También puede hacer una llamada para que los artistas de su comunidad envíen sus propuestas a través de listas de correo y sitios web. Fije una fecha para un par de meses de viaje para que los artistas tengan tiempo de completar sus piezas o armar un concepto.

Si recibes más envíos y respuestas de las que tienes en la galería, tendrás que elegir los artistas que quieres mostrar. Usted necesita mantener una alta calidad de trabajo, así que asegúrese de elegir piezas que se completen con un alto nivel. Elija una variedad de medios y estilos, y enfóquese en los artistas que tienen las interpretaciones más únicas de su tema.

3. Echa un vistazo a la galería

Cuando se acerque a una galería, debe tener una explicación escrita del concepto que hay detrás de su exposición, además de al menos 12 imágenes para acompañar el informe escrito.

En ese informe escrito, tienes que decírselo a la galería:

  • – El aspecto, el tema y la estética de la exposición.
  • – El tamaño mínimo del área de pared/suelo que necesita para la exposición (y si hay algún requerimiento inusual, como proyecciones o construcciones grandes).
  • – Cuándo estará disponible la exposición. Cuanto más flexibles sean sus fechas, mejor, ya que la galería tiene un número limitado de espacios -cada uno con requisitos individuales- que llenar.
  • – Cómo se montará la exposición. ¿Cuáles son los materiales utilizados y existen factores de salud y seguridad que deben tenerse en cuenta?
  • – Si puede o no ofrecer algún elemento educativo junto con su exposición, como talleres, clases o conferencias. Este elemento de alcance comunitario elevará su solicitud a la cima de la pila.

4. Escribir un comunicado de prensa

Tendrá que anunciar la exposición colectiva y obtener el mayor número posible de menciones en la prensa local. La manera más fácil de hacerlo es enviando un comunicado de prensa. Vea mi artículo sobre cómo escribir un comunicado de prensa para su primera exposición individual para obtener consejos sobre cómo crear un comunicado de prensa listo para la prensa.

5. Instalar la obra de arte

Una de las partes más emocionantes de la organización de una exposición es ver cómo todo se junta. A medida que las piezas llegan a la galería, será su trabajo supervisar su instalación.

El arreglo de una exposición colectiva es vital para su éxito, por ejemplo exposiciones Madrid o Tokio, ya sea la ciudad que quiera, ya se desea guiar al espectador en un orden natural alrededor de las piezas. Busque crear yuxtaposiciones inusuales en el arreglo. Intente sorprender, estimular y deleitar a su espectador.

6. Realizar una abertura

Un evento de apertura es una gran manera de despertar el interés en su exposición colectiva. Haz que todos los artistas involucrados traigan a sus pares, invita a la prensa y a gente importante en el mundo del arte, disfruta de música, bebidas y bocadillos, y diviértete celebrando el trabajo de los artistas locales.

Read Full Article

Elimina la palabra No y contarás en cuento mejor. En la cultura japonesa, los cortes es evitar la palabra NO.  Un japonesa hace uso de perífrasis para expresar una negación. La elabora dando rodeos, con frases positivas que rehuye la acción de la negación.

Por ejemplo a la pregunta: ¿Podrías hacer de niñera esta noche con mis hijos?

Un japonés nunca respondería con una respuesta negativa. Hacerlo sería bastante descortés. Por lo que te responderá con frases amables para terminar diciendo con una sonrisa en los labios algo como por ejemplo: Esta noche tenemos una cena familiar en casa de mis padres.

La palabra NO, por su brevedad y sonoridad resulta tajante y castigadora. Al pronunciarlas no nos damos cuenta de bloqueo que nos puede provocar.

Si te resulta difícil contar un cuento, no te des por vencido con un simple: no tengo imaginación.

La imaginación consiste en ver imágenes en la mente. Todo el mundo tiene imaginación, es capaz de verse paseando por una playa del Caribe o viviendo en una mansión.

La imaginación es trasladar una imagen a otra realidad. Así que es posible que el problema no sea la falta de imaginación, sino la ausencia de motivación en esa historia.

En ese caso la solución es simple. Narra otro cuento con el que te sientas augusto.

Alicia una alumna de mi taller de cuentacuentos estaba desbordada por un montón de dudas. Interrumpía en cada ensayo del cuento con frases del tipo: no me acuerdo de lo que sigue, no sé contar, no valgo para hacer reír, no soy tan graciosa, mí voz no suena dulce.

Nadie sabe quién sufrirá más en un taller literario. Ella con sus inseguridades les hará sufrir de aquella forma

Un día llegó tarde al taller por culpa de una repentina tormenta que había provocado un atasco kilométrico en la carretera, ella se disculpó: Lo siento, no volverá a pasar.

Y antes de poder decir algo, Alicia se percató del erro y rectifico:

He llegado tarde porque me ha dado la gana y quería mojarme. Ese día contó el cuento mejor que nunca.

Read Full Article

El mundo ha cambiado. El pensamiento de la posmodernidad debe ser archivado en el desván de los recuerdos. La historia no terminó. Esta continúa por caminos inéditos cuya complejidad requiere nuevas reflexiones.

Hoy vivimos una época dura. Una época donde el totalitarismo de mercado se ha disfrazado de democracia. Una época donde se ha dejado de lado nuestra participación como ciudadanos ya que las decisiones están en manos de las grandes corporaciones.

Una época donde la Argentina vive una crisis sin precedentes en su historia. Una época donde se ha declarado una guerra contra el terrorismo cuyo objetivo es que el imperio y los países aliados impongan el capitalismo globalizado en el mundo. Sin embargo, aparecen nuevos movimientos sociales en Latinoamérica, un importante movimiento mundial contra la globalización y fuerzas políticas que se oponen a ese estado de situación.

La importancia del debate intelectual

Esto es necesario destacarlo. Sus diferentes perspectivas requieren un debate imprescindible que permita el desarrollo de un pensamiento crítico. Es decir una política que se plantee una distribución equitativa de los bienes materiales y no materiales para construir una cultura del respeto de las diferencias. Por ello creamos Topía revista como un espacio de reflexión donde el psicoanálisis se pueda encontrar con otros saberes. Nunca quisimos disfrazar coherencia con uniformidad.

Allí más de trescientos colegas de distintas provincias y países participan de un intercambio de ideas e información. También hemos producido Topía en la Clínica para dar cuenta de las nuevas dificultades que, como analistas, nos plantea nuestra práctica.

Sabemos que la subjetividad se construye en la intersubjetividad. Esta se realiza en la relación con los otros en el interior de una cultura. Su actualidad ha llevado a una crisis individual, familiar y social que es vivida como catástrofe. Por ello en estos claroscuros de nuestra época se hace necesario preguntarnos cómo mirar para adelante. Su respuesta no es fácil.

La misma requiere recuperar la memoria para el futuro, de esta manera podemos dar cuenta de la complejidad de un mundo que no es posible reducirlo a la ilusión utópica de fórmulas simplificadoras. También debemos.

Es aquí donde creemos en la importancia del debate intelectual. Este es el compromiso que hemos asumido como ciudadanos del campo del psicoanálisis y de la cultura. Este es el desafío que seguiremos sosteniendo.

Read Full Article