Categoría: Cultural

Elimina la palabra No y contarás en cuento mejor. En la cultura japonesa, los cortes es evitar la palabra NO.  Un japonesa hace uso de perífrasis para expresar una negación. La elabora dando rodeos, con frases positivas que rehuye la acción de la negación.

Por ejemplo a la pregunta: ¿Podrías hacer de niñera esta noche con mis hijos?

Un japonés nunca respondería con una respuesta negativa. Hacerlo sería bastante descortés. Por lo que te responderá con frases amables para terminar diciendo con una sonrisa en los labios algo como por ejemplo: Esta noche tenemos una cena familiar en casa de mis padres.

La palabra NO, por su brevedad y sonoridad resulta tajante y castigadora. Al pronunciarlas no nos damos cuenta de bloqueo que nos puede provocar.

Si te resulta difícil contar un cuento, no te des por vencido con un simple: no tengo imaginación.

La imaginación consiste en ver imágenes en la mente. Todo el mundo tiene imaginación, es capaz de verse paseando por una playa del Caribe o viviendo en una mansión.

La imaginación es trasladar una imagen a otra realidad. Así que es posible que el problema no sea la falta de imaginación, sino la ausencia de motivación en esa historia.

En ese caso la solución es simple. Narra otro cuento con el que te sientas augusto.

Alicia una alumna de mi taller de cuentacuentos estaba desbordada por un montón de dudas. Interrumpía en cada ensayo del cuento con frases del tipo: no me acuerdo de lo que sigue, no sé contar, no valgo para hacer reír, no soy tan graciosa, mí voz no suena dulce.

Nadie sabe quién sufrirá más en un taller literario. Ella con sus inseguridades les hará sufrir de aquella forma

Un día llegó tarde al taller por culpa de una repentina tormenta que había provocado un atasco kilométrico en la carretera, ella se disculpó: Lo siento, no volverá a pasar.

Y antes de poder decir algo, Alicia se percató del erro y rectifico:

He llegado tarde porque me ha dado la gana y quería mojarme. Ese día contó el cuento mejor que nunca.

Haz clic aquí para ir a la referencia: https://cuentosinfantilescorto.com

Read Full Article

El mundo ha cambiado. El pensamiento de la posmodernidad debe ser archivado en el desván de los recuerdos. La historia no terminó. Esta continúa por caminos inéditos cuya complejidad requiere nuevas reflexiones.

Hoy vivimos una época dura. Una época donde el totalitarismo de mercado se ha disfrazado de democracia. Una época donde se ha dejado de lado nuestra participación como ciudadanos ya que las decisiones están en manos de las grandes corporaciones.

Una época donde la Argentina vive una crisis sin precedentes en su historia. Una época donde se ha declarado una guerra contra el terrorismo cuyo objetivo es que el imperio y los países aliados impongan el capitalismo globalizado en el mundo. Sin embargo, aparecen nuevos movimientos sociales en Latinoamérica, un importante movimiento mundial contra la globalización y fuerzas políticas que se oponen a ese estado de situación.

La importancia del debate intelectual

Esto es necesario destacarlo. Sus diferentes perspectivas requieren un debate imprescindible que permita el desarrollo de un pensamiento crítico. Es decir una política que se plantee una distribución equitativa de los bienes materiales y no materiales para construir una cultura del respeto de las diferencias. Por ello creamos Topía revista como un espacio de reflexión donde el psicoanálisis se pueda encontrar con otros saberes. Nunca quisimos disfrazar coherencia con uniformidad.

Allí más de trescientos colegas de distintas provincias y países participan de un intercambio de ideas e información. También hemos producido Topía en la Clínica para dar cuenta de las nuevas dificultades que, como analistas, nos plantea nuestra práctica.

Sabemos que la subjetividad se construye en la intersubjetividad. Esta se realiza en la relación con los otros en el interior de una cultura. Su actualidad ha llevado a una crisis individual, familiar y social que es vivida como catástrofe. Por ello en estos claroscuros de nuestra época se hace necesario preguntarnos cómo mirar para adelante. Su respuesta no es fácil.

La misma requiere recuperar la memoria para el futuro, de esta manera podemos dar cuenta de la complejidad de un mundo que no es posible reducirlo a la ilusión utópica de fórmulas simplificadoras. También debemos.

Es aquí donde creemos en la importancia del debate intelectual. Este es el compromiso que hemos asumido como ciudadanos del campo del psicoanálisis y de la cultura. Este es el desafío que seguiremos sosteniendo.

Read Full Article